imagen leche de fórmula preparada

Cómo saber cuál es la mejor leche de fórmula para un bebé. Parte1

¿Cómo es la leche de fórmula? En mi anterior post os hablé de las ventajas y las desventajas de la leche materna y porqué es considerada como el mejor alimento para vuestros bebés (la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida, y hasta el año de edad combinada de forma correcta con otros alimentos). Hoy propongo conocer mejor todo lo que rodea la leche de fórmula.La mayoría de mujeres no suelen tener problemas para dar el pecho, pero, hay muchas que no pueden hacerlo por diversos motivos (sobre todo frecuentes molestias, especialmente si es la primera vez que se amamanta) y deciden recurrir a las leches de fórmula para su alimentación. Hay cientos de razones para las que una madre elija este tipo de alimentación para su bebé.

Razones comunes que sustituyen la leche materna por la leche de fórmula

  • Grietas: son heridas profundas de color rojizo, normalmente en el pezón, que causan un gran dolor y facilitan las infecciones.
  • Mastitis: es la inflamación del pecho y puede acompañarse (o no) de infección, generalmente causada por bacterias comunes de la piel como Staphylococcus aureus. Debido a la inflamación, se comprimen los conductos galactóforos (por los que sale la leche), produciendo dolor.
  • Congestión mamaria: es la retención de la leche, y puede ser primaria (los pechos aumentan de tamaño y se ponen sensibles, pero se puede extraer leche) o secundaria (aparecen edemas que pueden cerrar los conductos de la leche produciendo dolor y sensibilidad en los pechos.
  • Bebé prematuro: algunas de sus funciones, como el reflejo de succión, no están totalmente desarrolladas. El hecho de que éste sea innato (se nace con él) no quiere decir que un bebé nacido a término tenga la misma fuerza que un bebé prematuro, éste succiona más débilmente.
  • Asuntos laborales: hay muchas veces en las que la madre tiene que volver rápidamente al trabajo después del parto, y no tiene el tiempo suficiente como para dar la toma cada dos o tres horas. Aquí la familia juega un papel fundamental, ya que es la que puede ayudar a la madre con el bebé y, en este caso, alimentarle con leches de fórmula.
  • Elección propia: cada mujer sabe cuáles son los impulsos que le mueven en la vida y los motivos que tiene para elegir este tipo de alimentación para su bebé. El hecho de tomar esta decisión no menosprecia su valor como madres ni mucho menos sus hijos van a estar mal alimentados, simplemente es una decisión personal.

Debido a que el pequeño organismo de los bebés aún no está preparado para digerir la leche de vaca normal como la que tomamos los adultos o niños más mayores (ya que es rica en proteínas y grasas saturadas), la leche de fórmula que elijamos no puede ser de cualquier tipo. Aun así, normalmente se elaboran a partir de leche de vaca ya que se asemeja a la leche materna, aunque con el déficit de las sustancias protectoras del sistema inmunitario (inmunoglobulinas). Se modifican industrialmente para adaptarlas a las necesidades del recién nacido.

tabla leche de fórmula

Tabla 1. Comparación de la leche humana, leche de vaca y leche para lactantes. SEGHNP-AEP.

Al igual que la OMS recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, la Asociación Española de Pediatría (AEP) explica que cuando se utilicen las leches de fórmula, éstas sustituirán a la leche materna durante los primeros seis meses, y después podrá ser utilizada (complementándola con otros alimentos) hasta el año de edad.

Actualmente podemos encontrar en el mercado una amplia gama de leches para lactantes. Normalmente se presentan en polvo, aunque también podemos encontrar leches líquidas en tetrabrik o en frasco. El etiquetado es bastante estricto en cuanto a lo que puede aparecer y lo que no: obligatoriamente debe incluir las instrucciones de preparación y conservación, la composición nutricional (incluida información numérica en el caso de vitaminas y minerales) y una advertencia acerca de los riesgos de una preparación inadecuada. Además, no pueden incluir los términos humanizado, maternizado o similares, y debe poner que son sólo adecuadas para niños a partir de 4 meses y que no deben utilizarse como sustitutos de la leche materna.

Ventajas de la leche de fórmula

Dentro de las ventajas de utilizar las leches de fórmula, podemos encontrar que la madre tiene toda la libertad del mundo y no es necesario que esté las 24 horas del día con su hijo (podrá ir a trabajar, a comprar, etcétera); además, podrá tomar cualquier medicación y podrá tomar alcohol sin riesgos de que dañen la salud del bebé; y también hace que el cuidado y la crianza del bebé se comparta con el resto de la familia, fortaleciendo los lazos paterno-filiales.

Desventajas de la leche de fórmula

Como desventajas podríamos citar la falta de las sustancias protectoras del sistema inmunitario que sí presenta la leche materna y la necesidad de una higiene máxima de los biberones (hay que limpiarlos y esterilizarlos, ya que el sistema inmunológico del bebé no está totalmente desarrollado y el riesgo de infecciones es alto; también es imprescindible lavarse bien las manos, manipular correctamente los utensilios, secarlos bien y guardarlos en un lugar limpio). Además resulta un gasto económico para la familia ya que hay que comprarla, el bebé tiene más riesgo de padecer alergias o intolerancias y le cuesta más digerirla (ya que no tiene lipasa, que digiere las grasas), por lo que puede aparecer hipo, eructos, regurgitaciones o estreñimiento.

Tipos de leche en polvo para bebés

Vamos a conocer los diferentes tipos de leche en polvo o de fórmula para bebés que podemos encontrar en el mercado:

  • Leches de inicio (tipo 1): el bebé puede tomarla desde su nacimiento, hasta los 6 meses aproximadamente. Ya que va a ser el único alimento que va a tomar hasta que empiece la diversificación alimentaria, la leche debe cubrir todas sus necesidades energéticas y nutricionales. Elaboradas a partir de leche de vaca, se modifican en la industria para adaptarlas a las necesidades del bebé: disminuyen las proteínas, sustituyen una parte de la grasa de la leche por grasas vegetales y se añade lactosa y vitaminas (sobre todo C y D). Las hay enriquecidas en hierro, nucleótidos, laurina, carnitina, ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6, ácido palmítico, prebióticos y probióticos.
  • Leches de continuación (tipo 2): se aconsejan a partir de los 6 meses de edad (combinadas con otros alimentos) hasta el año de vida. Su composición es intermedia entre la leche de vaca y la leche materna, y debe aportar el 50% de los requerimientos diarios del lactante (el resto provendrá de alimentos complementarios).
  • Leches especiales: están diseñadas específicamente para aquellos bebés que padezcan alguna patología o trastorno relacionado con la absorción, digestión o metabolización de los alimentos. Dentro de este grupo encontramos:
    • Leches sin lactosa: dirigidas a niños con intolerancia a la lactosa por deficiencia de la enzima lactasa. La lactosa se reemplaza por otro tipo de hidrato de carbono.
    • Fórmulas de soja: tampoco contienen lactosa, y sus proteínas no provienen de la leche de vaca, sino de la soja. Suelen utilizarla las familias vegetarianas, niños con intolerancia a la lactosa y niños con alergia a la proteína de leche de vaca. Están enriquecidas.
    • Leche antiestreñimiento: con probióticos beneficiosos que ayudan al sistema digestivo del bebé.
    • Fórmulas antirregurgitación: para aquellos bebés con reflujo gastroesofágico o regurgitación. Estas leches se espesan para disminuir los reflujos.
    • Fórmulas para prematuros y recién nacidos de bajo peso: deben de cubrir los requerimientos del tercer trimestre de gestación y aportar los elementos necesarios para el correcto desarrollo del sistema digestivo. Contienen una mezcla de grasas vegetales y lácteas y están enriquecidas con hierro.
    • Fórmulas aptas en errores metabólicos: están específicamente elaboradas para bebés con enfermedades metabólicas (intolerancia a la fructosa, galactosemia, enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce, fenilcetonuria…) por defecto en el funcionamiento de un enzima.
    • Fórmula exhaustivamente hidrolizada: las proteínas están descompuestas en moléculas más pequeñas que son más fáciles de digerir. Suelen utilizarse en bebés con alergias o con dificultad para la absorción de nutrientes.
    • Fórmulas para cardiopatías: existen fórmulas especiales para bebés con cardiopatía, síndromes de absorción deficiente y problemas para digerir la grasa o procesar algunos aminoácidos.
    • Fortificador de la leche materna: se utiliza para aquellos bebés amamantados con necesidades especiales.

Existen controles rigurosos en cuanto a la calidad y la seguridad de las preparaciones, por lo que podemos tener confianza en que lo que le estamos dando a nuestro bebé es seguro. La Sociedad Europea de Pediatría, Gastroenterología, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN) y el Comité Científico de Alimentación de la Comisión Europea se han encargado de establecer las recomendaciones acerca de la composición de las distintas leches de fórmula, ya sean de inicio o de continuación:

cuadro tabla tipos leche de formula

Tabla 2. Recomendaciones de la composición de las fórmulas para lactantes. ESPGHAN-CCA

Bueno, espero haber aportado un poco más de información entorno al mundo de la leche de fórmula. En mi próximo post seguiremos con el tema y haremos un repaso por las principales marcas y sus composiciones.

Si te ha gustado mi artículo te agradezco que lo compartas, y si tienes dudas puedes contactar conmigo a través de mi web www.demayornutricionista.com.

Marta López López

Marta López López

Dietista-Nutricionista graduada por la Universidad de Valencia indagando en el mundo de la nutrición materno-infantil.

7 thoughts on “Cómo saber cuál es la mejor leche de fórmula para un bebé. Parte1

  1. Consideró que la leche líquida crecimiento Nestlé Junior es la mejor leche líquida para comenzar después de la leche en polvo, a mi bebe le encanta por su buen sabor. La recomiendo cien por cien.

  2. Me encanta este te artículo. Lo leí cuando iba a darle suplemento de biberón y decidí la Hero nutrasense 1, ya que principalmente pone que es la más similar a la leche materna. Y mi bebé de tres meses lleva dos meses y medio tomando está y le encanta. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *