la leche materna es completa para el bebé

¿Por qué es bueno alimentar a tu bebé con leche materna?

La leche materna frente a la preparada, ¿Todavía dudas? En este artículo trato de sentar las bases de la alimentación de tu bebé asesorandote sobre por qué, cómo y cuándo. Muchas son las madres que no saben cuál es la mejor forma de alimentar a su bebé: dudan entre si la leche materna va a ser suficiente alimento o si las leches de fórmula contienen todos los nutrientes necesarios para el correcto crecimiento y desarrollo de su hijo. Soy Marta López, Dietista-Nutricionista graduada por la Universidad de Valencia y especializada en nutrición infantil y hoy quiero estrenarme como redactora de este blog con la eterna discusión entre los beneficios o no entre la leche materna y la leche preparada.

Siempre hay que tener en cuenta una cosa: se recomienda preferir los alimentos naturales en detrimento de aquellos que han sido procesados. En este caso, la leche materna va a ser el alimento principal que se va a utilizar para alimentar al bebé, ya que es el primer alimento natural con el que tienen contacto.

Un mensaje a todas esas madres que tienen dudas… ¡no hay de qué preocuparse! La leche materna es nutricionalmente completa, y proporciona toda la energía y los nutrientes que necesita tu hijo durante sus primeros meses de vida. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha elaborado unas recomendaciones generales, en las que se establece que hay que hacer hincapié en la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida, y a partir de aquí, ir introduciendo los distintos alimentos poco a poco (lo que se conoce como alimentación complementaria o beikost). Para el amamantamiento exclusivo, se recomienda iniciarlo durante la primera hora de vida, no dar ningún otro alimento o bebida (ni agua) y dar el pecho a demanda (cuando el bebé lo pida).

Fases en la alimentación a base de leche materna

  • El calostro, que se segrega durante los 5-6 primeros días, de color amarillo y consistencia espesa. Tiene un alto contenido en proteínas pero es pobre en grasa y lactosa. Además, es rico en inmunoglobulinas (anticuerpos) que protegen al bebé de posibles infecciones y le ayudan a que expulse su primera deposición, llamada meconio.
  • Leche de transición, que se produce entre la segunda y tercera semana de la lactancia. Tiene menos proteínas y más grasas y lactosa que el calostro.
  • Leche madura, que ya tiene una composición estable (mayoritariamente grasa) y va a ser la encargada de proporcionar toda la energía y los nutrientes necesarios al bebé.

La leche materna, al igual que otros elementos corporales como la grasa o la cantidad de músculo, varía de una mujer a otra, e incluso en la misma mujer dependiendo de la duración de la lactancia (al principio la cantidad es mayor) o la hora del día. Se considera el mejor alimento que una madre puede darle a su bebé ya que es el más completo nutricionalmente hablando para la etapa en la que se encuentra y además incluye los anticuerpos maternos que lo inmunizan frente a varias enfermedades. Por esto y mucho más, vamos a enumerar las ventajas de la leche materna:

  • Ventajas para la madre:
    • Protege frente al cáncer de mama y ovario.
    • Ayuda a prevenir la osteoporosis.
    • Favorece que el útero vuelva a la normalidad más rápidamente después del parto.
    • Produce satisfacción y realización personal, ya que la madre es consciente de que le está dando a su hijo el mejor alimento posible.
    • Facilita la recuperación del peso y la figura previa al embarazo, ya que para sintetizar la leche se gastan entre 600 y 700 Kcal al día, procedentes de las reservas grasas del organismo.
    • La madre presenta un menor riesgo de hipertensión y depresión postparto.
  • Ventajas para el bebé:
    • Es el alimento más completo que puede recibir, ya que contiene todos los nutrientes que necesita.
    • Contiene los anticuerpos de la madre, que le ayudan a hacer frente a posibles infecciones o enfermedades.
    • Reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece que el bebé se recupere pronto en caso de enfermedad.
    • Es un alimento con una buena biodisponibilidad y de fácil digestión, lo que ayuda a prevenir enfermedades digestivas como la enterocolitis necrotizante producida por la dificultad para digerir otro tipo de leche.
    • En la leche hay factores que promueven el desarrollo y el crecimiento del niño.
    • Promueve el desarrollo sensorial y sensitivo.
    • Previene la obesidad en un futuro, además de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.
    • Está comprobado que gracias a la lactancia materna, la incidencia de alergias alimentarias es menor.
    • La leche materna es un alimento seguro, no contiene elementos dañinos y se encuentra en condiciones de asepsia.
  • Ventajas para la familia, la sociedad y el medio ambiente:
    • Es un alimento ecológico, ya que no hay que fabricarla ni envasarla, evitando la contaminación.
    • Supone un gran ahorro familiar ya que no hay que comprarla en el supermercado.
    • Debido a que hay una menor incidencia de enfermedades, disminuye el gasto sanitario.

Pero al igual que pasa con todas las cosas, no sólo podemos atribuirle ventajas a la lactancia materna, pero he de decir que las desventajas que supone el amamantar al bebé pueden controlarse y no hay que tenerlas en cuenta:

  • La madre puede estar preocupada porque no ve la cantidad de leche que el niño ingiere. Aun así, tiene que estar segura de que si el bebé le pide comer cada dos o tres horas, lo está haciendo perfectamente. La digestión de la leche materna termina en unas dos horas, por lo que es normal que el bebé demande tanta leche, no es que tenga falta de alimento.
  • Puede dar lugar a celos en otros miembros de la familia. Igual que pasa con los animales, también pasa con las personas. La llegada de un nuevo miembro a la familia puede causar celos en otros, como suele ocurrir con los niños pequeños que tienen un nuevo hermanito. Hay que saber controlar la situación, presentar al bebé en la familia y dejar que todos participen de su cuidado.
  • En el caso de que se estén tomando, se pueden transferir fármacos al niño a través de la leche materna. No seré la única persona que lee los prospectos de los medicamentos, y la mayoría están contraindicados en el embarazo y la lactancia, por lo que es muy recomendable tomar los medicamentos necesarios siempre bajo prescripción médica, teniendo la certeza de que van a ser seguros para el bebé y no automedicarse.
  • Pueden aparecer problemas en el pecho (pezones dolorosos, grietas, mastitis…). Esto, queramos o no, son problemas inevitables que nos pueden pasar, sobre todo cuando al bebé le empiezan a salir los primeros dientes y aún seguimos amamantándolos. Debido a ello, es muy importante la hidratación de la piel además de la hidratación del organismo.

Como podéis ver, las ventajas superan con creces a las desventajas. Debéis estar seguras que la lactancia materna va a ser el mejor alimento que le podéis dar a vuestro bebé, ya que con el va a crecer sano y fuerte y no le va a faltar de nada.

Para que la producción de leche sea óptima se ha de garantizar un aporte extra de calcio (tomando mínimo tres raciones de lácteos al día) y una elevada ingesta de líquidos. También hay que tener en cuenta que ciertos alimentos (como la alcachofa, cebolla, espárragos, apio, ajo, pimientos, legumbres, coles…) pueden variar el color y sabor de la leche, por lo que se recomienda restringirlos. Además, es imprescindible evitar el alcohol, la cafeína y el tabaco, ya que tienen sustancias liposolubles que se disuelven en la grasa de la leche y pueden ser ingeridas por nuestro bebé. Para dar el pecho, mejor en un ambiente relajado y tranquilo, sin ruidos ni molestias.

Por último, añadir que la lactancia materna es un acto natural, un comportamiento que se aprende, por lo que es importante que las madres tengan apoyo para un amamantamiento adecuado. En esto, la familia juega un papel muy importante, ya que pueden ayudar a la madre a realizar tareas y a cuidar al bebé, jugar con él y llevarlo de paseo. Este apoyo se hace realmente importante durante los primeros días de vida del bebé, ya que la madre y él se están conociendo y adaptándose a la nueva situación. Aunque no sea el primer bebé, cada uno es diferente y hay que aprender de nuevo cada vez. No existe la guía perfecta para padres en las librerías, pero al menos ya sabes que con la lactancia materna estás aportándole a tu bebé todos los nutrientes que necesita y estás creando un gran vínculo afectivo con él, lo que fortalecerá la relación futura madre-hijo.

Marta López López

Marta López López

Dietista-Nutricionista graduada por la Universidad de Valencia indagando en el mundo de la nutrición materno-infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *