aprende sobre la vista de los bebés

La vista de los bebés

El momento en el que damos a luz vemos por primera vez los ojitos de nuestro bebé, esa mirada tan tierna que pasaríamos horas contemplando. Pero estimular su desarrollo y comprobar a tiempo cualquier anomalía es vital para el futuro de la vista de los bebés.

La vista de los bebés evoluciona de forma muy rápida aunque es el sentido menos desarrollado de un recién nacido. Una de las tareas que tenemos como padres es la de estimular su vista, tratando de estar alerta ante cualquier anomalía.

A continuación os dejo el vídeo de Piper, una niña a la que grabaron cuando veía a sus padres por primera vez, su reacción es preciosa.

Evolución de la vista de los bebés.

Primeros 2 meses.

Cuando acaba de nacer la visión del bebé es muy reducida, enfoca hasta los 25cm, fuera de ahí lo ve borroso todo. Cabe señalar que esa es precisamente la distancia suficiente para ver el rostro de mamá al darle de mamar. Hemos de saber que en este momento de su vida, no diferencia colores, pues todo lo que ve es en blanco y negro.

No olvidéis poner la sombrilla del carrito cuando salgáis a pasear, no solo para proteger su piel sino además también  protegerá su vista de la luz solar que puede resultar dañina. Hay que evitar cualquier luminosidad fuerte que pueda perjudicar su vista como las pantallas  de móviles y tablets.

Algunos consejos para mejorar la vista de los bebés

  • Colocar su cuna evitando arrinconarla en una esquina o a corta distancia de una pared (nunca en un rincón).
  • Colocar juguetes luminosos y coloridos para que su vista se vea estimulada.
  • Desplazando de sitio tanto los juguetes como su cuna para que se estimule su visión y percepción.

Poco a poco la vista del bebé ira mejorando, al final del primer mes debería empezar a fijarse en objetos y seguirlos con la mirada, aunque sera durante un periodo corto. A modo de juego, podemos mirarle y movernos lentamente para que nos siga con su mirada a la vez que levanta la cabeza. Cabe destacar que los bebés se fijan sobre todo en el contorno de los ojos, por eso otra actividad a modo de juego que estimulará su vista es abrir y cerrar los ojos, puede que lo encuentre divertido y le ayude a mejorar su visión.

Cuando nos acercamos al segundo mes, comenzará a distinguir colores pese a que, por ejemplo, el rojo y el naranja los siga percibiendo iguales. Es mejor utilizar grandes contrastes y a través de juguetes y peluches de colores diferentes lo ayudaremos a estimular su agudeza visual. Durante este  mes su enfoque visual podría alcanzar los 60 cm.

Meses 3-4.

Alcanzado la mitad del tercer mes, muchos bebés empiezan a poder discernir mejor los detalles, la vista de los bebés habrá alcanzado una mejora considerable, donde ya podrán enfocar casi a cualquier distancia y comenzarán a coordinar algunos gestos con su mirada.

Llegados al cuarto mes debería haber alcanzado la madurez en cuanto a la coordinación vista-movimiento gracias a que habrá mejorado su musculatura ocular.

Ya veréis que durante este periodo, los paseos en su carrito le cansarán más que de costumbre, esto se debe a que su visual se encuentra atraído por todo lo que le rodea y descubre, con el consiguiente agotamiento traducido en una siesta en el carrito.

Mes 5 hasta alcanzar el año.

Os habréis dado cuenta ya de su gran habilidad para estar al tanto de todo, querrá tocar aquellas cosas que le llamen la atención y le sean desconocidas. Sólo llegados al séptimo mes podría reconocer todos los colores y obtener la habilidad de observar en profundidad. Con el paso del tiempo veréis que ganará experiencia para seguir con la vista objetos que se mueven a mayor velocidad.

Problemas y soluciones a la vista del bebé.

Por regla general, y debido a que nuestros bebés sufren grandes cambios, la edad de realizar la primera consulta oftalmológica se suele hacer a los dos años, pero el pediatra deberá ir revisando su vista desde el día 1.

Los principales problemas en la visión del bebé son:

Conjuntivitis: Se infecta la membrana que recubre el ojo y por lo tanto es lo que le da ese tono rojizo. Los primeros cuidados son limpiar el ojo con suero, si finalmente persiste el pediatra deberá prescribir su adecuada medicación.

Ambliopía (ojo vago): Uno de sus ojos padece de algún trastorno que le obliga a usar más el otro, con lo cual el ojo ” vago” va perdiendo facultades visuales. Para evitarlo es necesario una detección a tiempo con su consecuente re-educación. Las causas de la ambliopía se deben a que el bebé pueda tener hipermetropía, con lo cuál una vez alcanzada la edad adecuada necesariamente tendrá que llevar gafas correctoras. Esto es lo que le ocurría a la pequeña Piper protagonista del vídeo anterior.

Estrabismo: Consiste en la des-coordinación de sus ojos. Los primeros meses es normal debido a la falta de musculatura, pero cualquier anomalía debería conllevar una revisión más a fondo ya que hasta los 4/5 años resulta más fácil de corregir este problema.

Astigmatismo: El niño lo ve todo borroso debido a una córnea que tiene algún problema, y esto, al igual que la hipermetropía, se soluciona con gafas.

Como padres tenemos la tarea de estimular la visión de nuestros niños y proteger esos ojos tan preciosos. La estimulación tiene que ser progresiva para adaptarnos a su capacidad y no olvidar que cualquier comportamiento que nos pueda parecer anormal deberá ser objeto de consulta en el pediatra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *