leche materna

La leche materna y su extracción

Cada vez son más las madres que optan por la extracción de la leche materna. El principio de la maternidad es un cambio brusco en el que muchas madres apuestan por este tipo de nutrición durante la lactancia de sus hijos. En este informe facilitamos información sobre la extracción y transporte de la leche materna. Los motivos que llevan a las madres a sacarse la leche son numerosos. Entre ellos, podemos destacar casos en el que el bebé es prematuro o está enfermo, cuando se busca mantener la secreción o cuando se quiere aliviar la ingurgitación.

Consideraciones previas

Antes de comenzar la extracción de leche materna es importante tener en cuenta:
– Lavarse siempre las manos.
– Efectuar un masaje en el pecho.
Se recomienda que la madre se sitúe en una posición cómoda. Entonces, se descubre el pecho y lo aprieta suavemente con las puntas de los dedos desde la periferia hacia la areola.

Tipos de extracción

En la extracción manual es la mejor para los primeros días de parto. Esta técnica utilizada en todo el mundo, permite a las mujeres perder el miedo a extraer leche materna en un tiempo record. Para realizar correctzmente la extracción manual colocar la mano en el pecho, con una mano encima de la areola y la otra debajo. La zona sobre la que hay que ejercer presión está a unos 3cm desde la base del pezón. Se tiene que apretar hacia la pared torácica evitando deslizar los dedos sobre la piel. Repetir este movimiento a un ritmo cómodo. Cabe destacar que, al fin y al cabo, cada madre termina desarrollando su propio estilo.
Después, está la extracción mecánica. Un sacaleche debe ser capaz de drenar el pecho y estimular la producción. Este procedimiento tiene un mayor riesgo de contaminación por lo que es imprescindible estilizar el sacaleches antes de uso.

Transporte de la leche materna

Cuando la extracción se realiza fuera del domicilio, se recomienda disponer de una pequeña nevera portatil. En el mercado pueden encontrarse neveras habilitadas al transporte de leche con un departamento dedicado al sacaleches. La madre puede introducir un bloque de hielo para poder transportar la leche sin ningún tipo de problemas.
Si el bebe va a la guardería, puede ser útil tener una segunda nevera.
Por útlimo, recordad que cuanto más refrigerada la leche esté y, sobre todo, menos cambios de temperatura sufra mejor.

fuente imagen: http://ow.ly/IKORT

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *