grietas producidas en la lactancia materna

Cómo curar las grietas en el pezón producidas por la lactancia materna

No hay nada mejor que la lactancia materna para tu bebé, pero a veces se producen grietas en el pezón. Este fenómeno debe ser tratado para evitar que, algo tan natural y placentero como amamantar, se convierta en un proceso doloroso para cualquier madre.

Formación de grietas en el pezón durante la lactancia materna?

Las grietas en el pezón se forman alrededor de la aureola y son pequeñas fisuras que pueden ser extremadamente dolorosas e incluso llegar a sangrar. En la mayoría de los casos es debido a una mala posición del bebé o a una succión inadecuada durante la lactancia materna. También, estirar en exceso la aureola para que el pezón sobresalga puede incidir en la aparición de grietas.

¿Cómo prevenirlas?

Una correcta posición del bebé mientras se amamanta es crucial para que este momento íntimo se convierta en placentero y satisfactorio tanto para la madre como para el bebé. Todo el cuerpo del niño debe de estar colocado frente a ti. Además, se recomienda que durante las primeras seis semanas, evites el uso de tetinas o chupetes, ya que la técnica de succión del bebé hacia estos elementos es mucho más cómoda y hace que tu bebé tenga problemas cuando se trata de mamar directamente de tu seno.

¿Cómo curarlas?

Para empezar, es importante mantener los pezones hidratados entre una y otra toma. Para ello, existen cremas adaptadas a solucionar este tipo de problemas sicatrizando las grietas, pero el mejor método es mojar una gasa con la propia leche y aplicarla sobre el pezón. La gasa puedes cubrirla con papel gilm, para no manchar el sujetador que debe ser, naturalmente, un modelo especial para la lactancia. Intenta cambiar con regularidad la compresa para evitar que el pezón se seque y se forme una costra.

Las grietas en el pezón son pequeños incidentes fácilmente solucionables y, aunque no hay solución “milagro”, ten paciencia, sigue estos consejos y verás como en poco tiempo las grietas desaparecen a lo largo de la lactancia.

Fuente de la imagen: http://ow.ly/K6WkU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *