kardashian comer placenta

¿Te atreverías a comer placenta como Kim Kardashian?

Comer placenta es la última modas entre famosos, a juzgar por la última noticia que vuelve a colocar en la portada de todas las revistas a la siempre polémica Kim Kardashian y su marido el rapero Kanye West. 

Kim Kardashian y Kanye West se atreven a comer placenta, eso si, es la de la propia Kim tras a dar a luz el pasado 5 de diciembre, día en el que dio a luz a su segundo bebé. Un embarazo y parto complicado, ya que por sus problemas en el útero, se tuvo que proceder a la fecundación invitro. Ya en el parto y debido a que el bebé venía al revés, se presentaron muchas complicaciones resueltas por los doctores que la atendieron, avitando así la cesárea.

Pero además el segundo embarazado de la celebrity ha estado cargado de polémica y de capítulos extravagantes con los que ha sorprendido a la comunidad premama. Vestir con ropa ajustada y cintura alta prácticamente hasta el final de su embarazo, el nombre de su hijo o su estilo de vida, han hecho que ocupase las portadas de las principales revistas y redes sociales desde el minuto uno de su embarazo. Ahora la última polémica surge al anunciar que ha encapsulado su placenta para tomarla con el desayuno.

La noticia se dio a conocer a raíz de esta foto subida a su cuenta oficial de Facebook:

Cápsula de placenta Kim Kardashian

No es la primera celebrity en comer placenta, antes ya lo han hecho famosos como Jennifer Lopez, Alicia Silverston o Kourtney Kardashian (la hermana de Kim). En España también es una práctica reconocida en famosos, aunque no se reconoce tan abiertamente, excepto en boca del escritor Sánchez Dragó quien afirma sentirse un defensor de la placentofagia, que es el nombre que recibe la acción de comer placenta.

¿Existe un beneficio al comer placenta?

La ingesta de la placenta (placentofagia) puede producir cierto rechazo para muchas personas, pero como siempre debemos ser tolerantes con quienes deciden hacerlo.

Es algo natural para muchos animales, somos el único mamífero que no lo realiza, aunque también somos los únicos que nos lavamos lo dientes y dormimos en camas.

Antiguamente se pensaba que comer placenta era una técnica para no dejar rastro a los depredadores acerca de las crías, pero con el tiempo esta teoría se eliminó y se ha ido concluyendo que se debe al aporte nutricional que ofrece la placenta.

La evidencia científica acerca de si realmente hay beneficios al tomar la placenta no es concluyente, es decir, no hay datos que indiquen la existencia de beneficios reales para nosotros humanos, pero cada vez más encontramos defensores de esta práctica que tras haber estado extinguida, reúne cada vez más seguidores.

No menos cierto es que también existen informes que desaconsejan totalmente ingerir placenta por sus posibles causas tóxicas, aunque como en anteriores casos tampoco son concluyentes.

Las personas que están a favor de comer placenta, manifiestan que los beneficios son:

1) Reducción del dolor post-parto

2)Aumento de la energía.

3) Es fuente de vitamina K que ayuda a prevenir las hemorragias post-parto.

¿Qué hay para cenar? Estofado de placenta

Hay diversas formas de ingerir la placenta:

Cápsulas: Primero se cocina y a continuación se deshidrata la placenta así es como la ingieren las hermanas Kardashian.

Cocinada: Existen recetas para cocinar la placenta, guisos y estofados son lo más común.

Líquida: Se realiza un batido de zumo junto a la placenta cruda.

Cruda: Se ingiere tal cual, este caso junto al del batido tienen mayor peligro de intoxicación

¿Qué harías si te invitasen a cenar y el menú está elaborado con placenta?

La placenta suele ser tomada por la madre y en algunos casos el padre, Tom Cruise es uno de esos padres. Además en algunos países hay quienes ofrecen una Placenta Party, es decir, una fiesta en la que la madre cocina con la placenta de la que comen todas sus invitadas.

Como verás la humanidad siente un gran deseo por descubrir y vivir experiencias que aporten beneficios al ser humano. Igual dentro de muchos años podremos encontrar la placenta en las vitrinas de las carnicerías y es lo más normal del mundo, aunque desde luego hoy podemos escandalizarnos un poquito.

En cualquier caso la placentofagia es una practica que no hace mal a nadie y que es parte de las creencias de cada persona, con lo que merece todo nuestro respeto, pero que no nos inviten a cenar. Gracias. ¿te atreverías a comer placenta de tu bebé?

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *