consejos del quinto mes de embarazo

Tu hijo en el quinto mes de embarazo

Tu hijo en el quinto mes de embarazo ya está a mitad de camino. Es el mes en el que empieza a haber mucho más movimiento de tu futuro bebé. De hecho, el feto mide entre 20 y 30 cm y pesa casi medio kilo. Se mueve mucho de un lado a otro, da vueltas y pega patadas… está explorando el entorno en el que se está desarrollando. Se trata de una etapa muy activa que se traduce en roces suaves y golpes. Por lo tanto, es en el quinto mes de embarazo, por primera vez, que notas claramente la presencia del pequeño que habita en el interior de tu barriga. Se puede llegar incluso a escuchar el latido de su corazón y sentir algún ataque de hipo de vez en cuando. Además, durante estas semanas saldrás de dudas y será tu ginecólogo quien te diga si es niño o niña.

¿Cuáles son los grandes cambios en el quinto mes de embarazo?

El contacto con el exterior y el sentido de la audición no son, ni mucho menos, los único cambios que vive tu futuro bebe en este quinto mes de embarazo. El pequeño alterna de manera regular períodos de sueño y de vigilia pero también empieza a intentar expresarse a través de su cuerpo. Después, aún pareciendo extraño, el feto entrena las partes de su cuerpo que están en plena formación. ¿Cómo? Lo que hace es de vez en cuando arrugar la frente, esbozar una mueca, bostezar, chuparse el dedo, engulle pequeñas dosis de líquido amniótico.

El crecimiento

El quinto mes de gestación es el mes en el que el feto crece más. Tu hijo todavía no puede emitir ningún tipo de sonido, pero sus cuerdas vocales ya se están formando. Una suave pelusa, llamada lanugo, cubre su cuerpo y no se desprenderá hasta unas semanas después del embarazo. Además, la piel del feto está cada vez más gruesa y fuerte, y está recubierta de una sustancia que le sirve de protección. También, aparecen las cejas, pestañas y el cabello. El latido de su corazón es muy elevado ya que está entre 120 y 160 latidos por minuto. El ginecólogo con la ayuda de un estetoscopio podrá escuchar el ritmo cardíaco del pequeño. Curiosamente, lo que no podemos ver ni oír, pero que es la parte más se desarrolla, es la enorme cantidad de células nerviosos que han completado su dotación al cerebro. El nuevo ser nunca tendrá tantas neuronas como ahora, puesto que están vacías de información y todavía tienen que conectar entre sí y llenarse de información contenido.

La gran pregunta: ¿Niña o niño?

Otra razón de más que demuestra la importancia de este quinto mes de embarazo es que al final de él, podremos conocer el sexo del futuro bebé. Sus órganos sexuales están definidos perfectamente y la ecografía podrá determinar si se trata de un niño o de una niña. Es por ello, que cuando entremos en el sexto mes se podrá pensar el nombre de tu pequeño que ya está de camino. Como norma general, durante este mes la madre establece una relación muy fuerte y directa con su pequeño, ya que ahora percibe una presencia constante. El quinto mes de embarazo es, precisamente, cuando algunas de las molestias características del embarazo empiezan a desaparecer por completo. Por eso, la madre se empieza a sentir mucho mejor y consigue disfrutar totalmente del embarazo.

Fuente de la imagen: http://ow.ly/MuqCT

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *