ejercicios para embarazadas

Los mejores ejercicios para embarazadas

Mejorar tu estado de ánimo, tu forma física y evitar dolores y molestias durante el embarazo, es posible gracias a los ejercicios y hábitos saludables que debes poner en practica durante los meses de tu embarazo.

Mejorar tu salud cardiovascular, sentirte más ágil y flexible y dormir mejor son algunos de los beneficios que conseguirás con los ejercicios para embarazadas y recomendaciones de las que vamos a hablar hoy, pero además también conseguirás prepararte para el parto y fortalecer tus músculos y capacidad de resistencia para cuando llegue el gran momento en el que tendrás que dar a luz a tu bebé.

Ejercicios para embarazadas

Natación: Sin duda (ya hablamos de ello) es una de las experiencias más reconfortantes y beneficiosas de cuantas hayas oído hablar. Con ella fortaleces tus músculos en general y en particular los de los brazos y las piernas. Con la natación para embarazadas consigues durante el tiempo del ejercicio, liberar presión y peso en tu cuerpo, además de mejorar tu corazón.

Baile: Es de los más atrevidos, pero a la vez de los más divertido. Evitando movimientos bruscos y saltos, bailar se está convirtiendo en una terapia muy enriquecedora para embarazadas que por un momento se olvidan de sus molestias y dolores, divirtiéndose y ejercitando todo el cuerpo.

Andar: Es el más clásico de todos los ejercicios, ya que no necesitas más que unas cómodas zapatillas de deporte y ropa ligera para ejercitar tu corazón y mejorar tu salud. Ayuda a fortalecer rodillas, piernas y tobillos. Si además vives en una zona en la que hace buen tiempo la mayor parte del año, será una actividad más agradable.

Gimnasia: Como bien sabes, existen escuelas de gimnasia para embarazadas, donde solo mejorarás tu salud y minimizarás los dolores y molestias del embarazo, si no que conocerás a otras mujeres con las que cambiar opiniones, experiencias y vivencias.

Yoga: Si padeces de las articulaciones y la gimnasia se te hace difícil, el yoga también te ayuda a ejercitar tus músculos y conseguir una mayor flexibilidad, pero además, mejorarás tu respiración y controlarás tu relajación, lo que te ayudará mucho en el momento del parto. Para conseguir un completo bienestar es aconsejable combinar yoga con otras actividades como natación o andar.

Pesas: Aunque suene extraño, las pesas, en su justa medida, te ayudarán a tonificar y fortalecer tus músculos. Siempre bajo la supervisión de un especialista, ya que los movimientos serán más lentos de lo habitual y con menos peso.

Y como el una situación de no embarazo, los estiramientos son imprescindibles antes y después de hacer cualquier tipo de ejercicio o deporte, evitando así lesiones y tirones. Por último, acude a una clínica de masajes para acabar la semana y sentirte como una reina.

Imagen: https://flic.kr/p/foTqqs

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *