agua para la hidratación en el embarazo

La hidratación en el embarazo es vital

La hidratación en el embarazo es muy importante y sobre todo ahora que se acerca el verano y el calor comienza a hacerse notar. Hoy hablamos de la importancia de estar hidratada y sus beneficios.

Los cambios fisiológicos que sufrimos son uno de los motivos por los que la hidratación en el embarazo se hace más necesaria. Es lógico pensar que si nuestro cuerpo está formado por un 70% de agua, y aumentamos su tamaño, las necesidades de agua serán mayores, por eso las embarazadas consumimos más agua que de costumbre.

El líquido amniótico y la placenta también necesitan una gran cantidad de agua para formarse, y el feto necesitará agua para su subsistencia, por eso se recomienda beber sobre 3 litros de agua al día frente a los 2 litros recomendados para todas personas.

Ahora que cada vez hace más calor, perdemos más cantidad de agua de nuestro organismo principalmente a través del sudor, por eso la hidratación el el embarazo es fundamental. Tómatelo en serio y te a mano siempre tu botella de agua.

La deshidratación se puede originar por la falta de agua pero también viene acentuada por la actividad física el exceso de calor y la permanencia en lugares cerrados.

Consecuencias de una mala hidratación en el embarazo

Si no bebes la suficiente agua sobrecalientas tu cuerpo, y puedes provocar alteraciones en el embarazo, pudiendo llegar a provocar un parto prematuro. Los volúmenes bajos de agua en una mujer embarazada afectan a la cantidad de líquido amniótico.

La escasez de agua también afecta a la producción de leche materna, ya que está compuesta en un 85-90% por agua.

La desidratación en el embarazo puede provocar vómitos y dolores de cabeza con el consiguiente malestar.

Beneficios de la hidratación en el embarazo

Los beneficios del agua en nuestro organismo son de sobra conocidos, pero cuando se trata del cuerpo de un embarazo, las ventajas que nos ofrece una buena hidratación son múltiples:

  1. Transferir los nutrientes necesarios al feto de forma óptima gracias a la fluidez de la sangre originada por el agua.
  2. Prevenir el estreñimiento
  3. Eliminar toxinas
  4. Ayuda a evitar la acidez de los jugos gástricos, si bebemos de forma continuada.
  5. Ayuda a evitar los cálculos renales o una infección de las vías urinarias.
  6. Ayuda al bienestar y a sofocar el calor.

Por tanto queda demostrada la importancia de la hidratación en el embarazo para evitar problemas en el feto y sobre todo para que te encuentres mejor y en la medida de lo posible, minimices algunos síntomas del embarazo como las náuseas o el estreñimiento.

Imagen pixabay.com

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *