pautas y consejos de dieta para embarazadas

La dieta para embarazadas

La dieta para embarazadas es uno de los dilemas más comunes para la mujer que está en gestación. De hecho, es un tema muy importante a tener en cuenta ya que la alimentación para los niños y las mujeres embarazadas debe de ser estricta en algunos aspectos. Las necesidades nutricionales cambian durante el embarazo, y por ello es de suma importancia seguir una alimentación con recetas especialmente enfocadas para ellas.
La dieta para embarazadas debe de tener comidas que aporten refuerzos de ácidos fólico, vitaminas C y B12, omega 3… todo ello sin abusar y de manera equilibrada. También, habrá que intentar evitar los excesos de grasas saturadas y azúcares.

Comida sana en la dieta para embarazadas

La obesidad puede ser un factor muy negativo para la mujer embarazada. Conviene informarse sobre las necesidades pero, sobre todo, es muy recomendable saber cuál es el peso ideal según el mes de gestación. Como norma general, se necesita aumentar entre un kilo y kilo y medio por mes, ya que la formación del feto provocará que se consuman un mayor número de calorías.
Cabe destacar que este aumento debe de ser un aumento de peso controlado. Es decir, se deben de mantener las proporciones entre los distintos alimentos: hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, etc. Además, se debe de prestar especial atención a algunos como el ácido fólico, sobre todo en los primeros meses de embarazo. Este te ayudará a prevenir la espina bífida. Por otra parte, el calcio te ayudará a una correcta y mejor formación de los huesos de tu bebé.
No hay que olvidar seguir algunas instrucciones básicas a la hora de preparar recetas, como lavar correctamente las frutas y verdura o no dejar la carne cruda, ya que puede transmitir toxoplasmosis.
Tampoco se deben de consumir pescados crudos. Evita algunos como el pez espada o la caballa, aunque sí se recomiendan otros como las sardinas o el salmón.

Consejos para comer bien durante el embarazo

Evita el ceviche, los quesos blandos y otros alimentos.

Son muchas las bacterias que crecen con una mayor facilidad en alimentos que no están cocinados. Estas bacterias pueden causarte listeriosis, una enfermedad muy peligrosa para el bebé. Por ejemplo, el ceviche y el marisco crudo, la leche que no esté pasteurizada o los quesos blancos pueden contener este tipo de bacterias.
También, una especial atención se debe de prestar a algunos embutidos como los chorizos o perritos calientes.

Comienza a tomar vitaminas prenatales.

Paralelamente a la dieta para embarazada, debes tomar unas tabletas de vitaminas y minerales prenatales para garantizar que tu bebé está creciendo en perfectas condiciones.

No hagas dietas de adelgazamiento durante el embarazo.

Realizar una dieta de adelgazamiento puede ser muy perjudicial tanto para el futuro bebé como para ti misma. Estas dietas no suelen contener mucho hierro, ácido fólico u otras vitaminas vitales para tu bebé.

Come algo de dulce de vez en cuando.

El dulce debería de ser alimento prohibido en tu dieta para embarazadas. Sin embargo, lo puedes comer en ocasiones especiales. No debes de atormentarte por unas galletas, un trozo de pastel, ya que de vez en cuando no hará daño a tu bebé.

Fuente de la imagen: http://ow.ly/MBycK

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *