el fin de la baja por maternidad

El fin de la baja por maternidad

El fin de la baja por maternidad está cerca, pero que nadie se asuste, está cerca de las que apenas les quedan unos días para volver al trabajo. Un momento difícil en la vida de las mamas primerizas.

La baja por maternidad es un derecho de las mujeres que damos a luz o que adoptamos un bebé, un largo periodo de 16 semanas (ahora se debate en Europa si se amplia a 20) que a veces se une con las vacaciones correspondientes e incluso con los 15 días de lactancia, alargando así hasta casi medio año de inactividad laboral. Este periodo es muy bonito porque además de adaptarte a la nueva situación familiar, también sirve para estrechar los vínculos con tu bebé y verle crecer en los primeros meses de vida pero ¿qué pasa cuando llega el fin de la baja por maternidad?

Todo tiene un comienzo pero también un final, y el permiso de maternidad no iba a ser menos, por lo que hoy queremos ayudarte a asimilar mejor ese duro momento para la mayoría de nosotras, pero en ocasiones, un alivio para muchas porque por fin vuelven a sentirse útiles en sus puestos de trabajo a la vez que cambian de aires.

Síntomas del fin de la baja por maternidad

No debemos olvidar que la maternidad favorece los comportamientos obsesivos, por lo que debes evitar al máximo que esa posible obsesión se apodere de ti impidiendo que rehagas tu vida.

La intranquilidad y la falta de concentración son los síntomas más comunes en las mamas que trabajan fuera de casa tras la baja maternal. Pensar en cómo estará el bebé a cada minuto es natural y saltar por aires cuando escuchas que alguien te llama por teléfono es otra de las muestras del estado de ansiedad en el que pueden verse algunas mamas.

Ansiedad por la separación y el estrés laboral por lo que parece ser, sobre todo al principio, una gran incompatibilidad para conciliar la vida laboral y familiar, aparecen de repente los últimos días de la baja maternal, pero hoy queremos ayudarte a superarlo.

  1. Tanto si lo has dejado en la guardería como con un familiar debes confiar en que no solo está bien cuidado sino que también está descubriendo nuevos entornos de los que aprenderá mucho. Confía en las personas y no encuentres en ellos un foco de celos o de rivalidad, pues cada persona representa su papel de forma legítima.
  2. No muestres ante él sentimiento de pena por la separación o harás que él o ella también lo noten.
  3. No te culpes por dejar a tu bebé en otras manos ya que si lo haces afectará a tu bienestar y no podrás quitártelo de la cabeza provocándose mucho más dolor innecesariamente.
  4. Trata de no pensar constantemente en el bebé pues no te ayudará en nada y tampoco podrás cambiar la situación. Debes focalizar tu energía en tu trabajo pensando en tu formación y en tu validez como trabajadora.
  5. Intenta no monopolizar las conversaciones durante el almuerzo o comida con compañeras de trabajo, sobre todo si algunas no son madres. Tampoco es conveniente hacer propia la experiencia de una compañera que ha pasado por lo mismo, porque cada persona y situación es un mundo y probablemente tu perfil de madre no es comparable al suyo.
  6. No cambies tus hábitos de comportamiento al volver a verle tras el trabajo. No sobre excedas tu atención sobre el/ella o generarás otro tipo de problemas.

En definitiva se trata de prepararte con antelación para el momento del fin de la baja por maternidad y no sufrir inconscientemente por la separación de tu bebé. Es algo por lo que muchas hemos pasado y no puede poner en riesgo ni nuestra relación emocional con el bebé ni nuestro puesto de trabajo que es el que nos permite seguir criando de manera digna.

Imagen: http://pixabay.com/es/embarazada-mam%C3%A1-mujer-maternal-453200/

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *