El primer día de guardería

Primer día de guardería ¿Cómo prepararse?

Como cada año llega el momento de dejar a nuestro bebé en la guardería. Se trata de una amarga experiencia para la mayoría de padres sobre todo si es la primera vez.

El primer día de guardería supone un duro golpe tanto para los bebes como para las mamas o papas que por primera vez llevan al pequeño a un lugar desconocido en el que personas ajenas cuidarán del pequeño mientras tratan de enseñarle cosas que despertarán su imaginación y sobre todo mejorarán sus habilidades.
Pero es inevitable que los bebes sientan angustia y miedo al quedarse solos en un ambiente desconocido y que además provocarán cambios en sus rutinas, pues hemos de entender que en la escuela infantil, y por mucho que insistamos las madres, los niños no pueden mantener sus rutinas y costumbres personales de cada uno, y por el contrario, contraerán otras nuevas que irás descubriendo.

Este momentazo por el que todas hemos pasado o lo vamos a hacer, se puede llevar mejor si tomamos como referencia algunas recomendaciones como las que hoy comparto con vosotras:

Consejos para el primer día de guardería

Ayudar al pequeño a que el cambio no sea tan extraño. Podemos conseguirlo tratando de relacionarlo con otros niños y entornos nuevos, no con los que ya está acostumbrado. Si fuese posible, ir con el bebé a la guardería antes de que comiencen las clases, para que se relacione con el entorno y sus cuidadoras.

Cambia su rutina y sobre todo su horario una semana antes de que comience la guardería, para que se valla acostumbrando a la nueva situación en la que ya no podrá quedarse durmiendo plácidamente.

Otra forma de amortiguar el momento del cambio es acompañando a nuestro bebé a la escuela infantil los primeros días, claro que esta opción depende de que la escuela lo permita y de que nuestro trabajo nos lo permita.

También ayudará al pequeño el hecho de que le hables de cómo será y de las grandes cosas que allí va a poder hacer, de modo que se ilusione y tenga el deseo de ir.

Otro buen consejo y que a mi me parece de los más importantes, es que el pequeño no debe ver en ti ningún indicio de debilidad o tristeza, pues lo usará para sentirse peor y tener más miedo. Tu aptitud debe ser siempre positiva e ilusionante, y tus conversaciones con familiares o amigos debe ser siempre positivo, al menos delante de tu bebé.

Confía en las cuidadoras. Algunas madres pretenden enseñar a las cuidadoras a hacer su trabajo, pensando que su hijo es especial y necesita que se le atienda de una determinada manera. No pierdas el tiempo, si no te convence su trabajo, llévale a otra escuela, pero antes de eso piensa si el problema es la cuidadora o tu falta de confianza, pues puede que te encuentres con el mismo problema.

Mi último consejo es que no te desgarre el corazón si el bebé agarra una potra descomunal, porque en cuanto no te vea, se le habrá pasado y estará tan ricamente descubriendo que hay más mundo además del que ya conocía.

Bueno, pues casi ha llegado el momento, por lo que te deseo suerte y sobre todo piensa que tu pequeño estará seguro bien cuidado y relacionándose con otros niños aprenderá y evolucionará como persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *