nanas para dormir a tu bebé

Nanas para dormir

Aprender a dormir a tu bebé los primeros meses es una de las primeras asignaturas que deben aprender los padres primerizos. Las nanas para dormir son una gran ayuda.Una vez conseguido que vuestro bebé se quede dormidito, comienza para vosotros uno de los momentos más relajantes del día. Tendréis más tiempo para hacer cosas juntos y además conseguirás rebajar tus niveles de estrés hasta la próxima toma.

Pero además de las nanas para dormir, hay otras fórmulas que os ayudarán a acostumbrar a dormir al pequeño/a. Pequeñas costumbres que con el paso de los días serán muy sencillas de llevar a cabo y lo mejor, serán identificadas por el pequeño como el momento de dormir.  Aquí van algunas de ellas:

Las nanas para dormir

Un remedio de toda la vida que sigue siendo uno de los que más ayudan al bebé a quedarse dormido. Cántale melodías suaves en tono relajado para calmar su sistema nervioso. En pocos días entenderá que es el momento de dormir. Esta que compartimos nos gusta especialmente.

La importancia de adquirir una rutina

Normalmente, los bebés con menos de tres meses lloran con frecuencia provocando la desesperación de las mamás no sabiendo cómo calmar a su pequeño. Es por ello, que se recomienda adquirir una rutina en la que se repitan los mismos patrones. De este modo, el bebé entenderá poco a poco que ha llegado la hora de cerrar los ojos.

Siendo tu hijo un bebé sano, hay algunas fórmulas que pueden ayudarte a que la hora de acostar tu pequeño sea un momento tranquilo y ausente de llanto. Es importante que, al menos dos horas antes, el nivel de actividad de tu hijo disminuya. Hay que evitar excitarle de ninguna forma, y sobre todo, buscar el ambiente más relajado posible.

El truco del baño para tu bebé

Puedes optar por darle un baño de agua tibia ya que el agua es muy relajante para los bebés. Una vez sacas al niño de la bañera, puedes darle un suave y relajante masaje por todo su cuerpo con una crema hidratante especial para bebés.

Cuando está limpio y masajeado, ponle en tus brazos mientras que le cantas o le dices cosas bonitas en un tono no muy elevado. Es aconsejable también que la luz sea tenue en toda la habitación. Una vez hecho todo lo anterior, acuéstale cuidadosamente en su cuna y tápale hasta el pecho dejando libre la articulación de sus brazos.

Si empiezas a tomar este ritual como una rutina, seguro que tu hijo empezará a reconocer cuál es la hora de dormir. Lo cogerá como una costumbre y te permitirá descansar y relajarte.

Juguetes musicales

Si tienes otras cosas que hacer puedes recurrir a los juguetes musicales que combinan agradables melodías y luces relajantes para ayudarte en tu tarea, ya que si estás junto al bebé pero a la vez intranquila porque tienes otras tareas que no pueden esperar, el pequeño o pequeña lo notarán y también estarán intranquilos.

No te preocupes si al principio no funciona, algunos bebés son difíciles de roer y es normal que rechisten en forma de llanto por cualquier cosa. Seguro que con un poco de paciencia, amor y dedicación lograrás que tu bebé duerma toda la noche de un tirón.

Fuente de la imagen: http://ow.ly/K0kCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *