Cómo prevenir la tos ferina en los bebés

La tos ferina en bebés

En los últimos días han saltado las alarmas en nuestro país por la trágica noticia del fallecimiento en Málaga de un bebé, 15 días después de nacer al estar infectado por la tos ferina y sucumbir a ella. Hoy hablamos de la tos ferina.

Las tos ferina en bebés ha dado un repunte en España en los últimos años, por lo tanto para evitar más tragedias como la reciente en Málaga, hoy pretendo informaros más acerca de esta enfermedad que puede resultar muy maligna para los más pequeños.

¿Qué es la tos ferina?

Es una bacteria infecciosa (Bordetella pertussis) que afecta la respiración. La tos resulta tan fuerte que emitimos un ruido característico donde cogemos un fuerte soplo de aire para poder seguir respirando.

El contagio de esta enfermedad se produce en la vías respiratorias y es transmitido por los “perdigones” que podamos recibir de la tos o del habla de otra persona.

Suele ser una enfermedad más propia de los países subdesarrollados aunque puede aparecer en cualquier país y puede afectar a cualquier persona siendo mucho más fuerte su efecto en bebés.

Las 3 fases de la enfermedad:

  • Fase catarral: Entre 7 y 10 días después de la incubación. Se producen estornudos, lagrimeo y la tos comienza de noche hasta expandirse al día entero.
  • Fase paroxística: La tos se ha vuelto frecuente y tras cada ataque de tos nuestra respiración se volverá más forzada y al inhalar produciremos un sonido agudo característico de esta enfermedad.
  • Fase de convalecencia. Dura entre 2-3 semanas e incluso puede pasar a durar meses. Va desapareciendo la tos y puede dar episodio a otras infecciones como neumonía u otitis siendo los menores de 6 meses los más perjudicados.

Combatir la tos ferina en bebés

Las bacterias de la enfermedad afectan a los recién nacidos con mayor facilidad debido a que su sistema inmunológico sigue siendo tan débil que las bacterias no tendrán problemas para entrar en su organismo.

Esta tos agotará a nuestro bebé debido a que es difícil de controlarla y muy persistente. Una vez que empieza resulta difícil luchar contra ella y el hecho de no parar de toser puede llevar a que en un determinado momento pueda faltar el aire, lo que en el caso de lo bebés puede producir la asfixia debido a que su sistema cardiorrespiratorio no está desarrollado suficientemente para aguantar esta falta de aire.

Además el peque tendrá problemas para comer pudiendo provocar la desnutrición, apareciendo como otro problema añadido a la enfermedad.

La prevención de la enfermedad

Como hemos visto se trata de una enfermedad que puede resultar muy dura y puede acabar en una tragedia, por lo que es muy importante prevenir para evitarla.

Dentro de las vacunas para bebés la vacuna contra esta bacteria se realiza a los 2, 4, 6, 18 meses y finalmente a los 6 años. Como observamos, pasados los 2 meses nuestro bebé estará protegido, pero desde el día del parto hasta los 2 meses, serán los anticuerpos de nosotras madres los que le protejan.

Se recomienda durante el embarazo vacunarnos contra la enfermedad los 3 últimos meses de gestación para así proteger a nuestro bebé. En el caso del bebé de Málaga, la madre no encontró la vacuna debido a que existe una falta de abastecimiento.

Os aconsejo que cuando estéis embarazadas os informéis, cuanto antes, de si hay o no dificultad para acceder a esta vacuna y así evitaremos vernos desprotegidas y podremos organizarnos en caso de que exista falta de abastecimiento.

En Andalucía, debido a la reciente tragedia, se ha incluido la vacunación en embarazadas dentro de su calendario para el próximo año y así erradicar esta bacteria en bebés recién nacidos. Las comunidades autónomas donde ya estaba incluida la vacuna en el calendario son: Andalucia, Asturias, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra y el País Vasco.

Resulta trágico tener que escribir un artículo sobre esta enfermedad cuando se ha llevado por delante la vida de un inocente, pero espero que este hecho no vuelva a suceder y que Sanidad se abastezca de suficientes vacunas para todas las mujeres embarazadas y que nadie más tenga que sufrir una pérdida tan dura.

Imagen: Dodot

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *