higiene del recién nacido en nariz y oídos

Higiene del recién nacido en oídos y nariz

La higiene del recién nacido puede ser una tarea descocida para los padres primerizos, por eso hoy quiero ayudaros a entender mejor cómo hacerlo.

La higiene del recién nacido en oídos y nariz debe ser una actividad diaria a realizar después de baño. Los bebés generan mucha cera en los oídos porque es una forma de protegerse de infecciones y pueden tener problemas para respirar al estar obstruida su nariz, por eso hay que estar pendiente de su higiene y sobre todo no usar bastoncillos como los adultos.

Consejos para la higiene del recién nacido

La higiene diaria del bebé supone algunos sencillos pasos para mantenerlo limpio y sano evitando así problemas e infecciones, y concretamente la nariz y los oídos son especialmente sensibles, por eso no es recomendable usar los típicos bastoncillos que usamos los adultos pues podemos empujar hacia dentro lacera de los oídos o los mocos de la nariz creando un tapón. Entonces ¿cómo limpiarles?

Limpieza de los oídos del bebé

En primer lugar debemos saber que el cerumen o cera en los oídos delos bebes es bastante amarillento casi anaranjado y fina, de no ser así, deberíamos consultar con el pediatra. No hay que obsesionarse en la eliminación del cerumen, ya que protege al pequeño de infecciones y entrada de elementos externos.

  • Usaremos una toalla o gasa húmeda para eliminar el cerumen más externo del oído, dejando el más interno sin apenas limpiar. Es decir, recorreremos todo el pabellón auricular sin entrar a penas en su interior para evitar causar un problema.
  • El mejor momento para ello es después del baño.
  • En el momento del baño, debemos evitar que entre agua a los oídos del recién nacido cuando le lavamos la cabeza, ladeando su cabecita cuando echamos agua por encima y evitando que entre.
  • La higiene de los oídos se hará más necesaria a medida que pasen los meses.

Limpieza de la nariz del bebé

Como los bebes no saben todavía manejar bien sus vías respiratorias tenemos que ayudarles a descongestionarlas y limpiarlas. Debes saber que los recién nacidos solo respiran por la nariz, con lo que mantener sus fosas nasales limpias es de vital importancia. Pero no siempre se trata de mocos, pues a veces al tomar la leche se les queda una poca en las vías respiratorias, generando un sonido similar al de un resfriado al respirar.

  • Limpiar cuando veamos mocos, aunque después del baño suelen aparecer con más facilidad gracias al vapor de agua.
  • Usar un humidificador para hacer más líquidos los mocos y poder detectarlos con mayor facilidad.
  • Usar suero fisiológico que ayuda al bebé a expulsar los mocos y no tragárselos, aunque no pasa nada si los traga.
  • Usar un aspirador nasal que suelen funcionar bien.

En general la limpieza de oídos y nariz del recién nacido debe hacerse con cuidado, pues son parte sensibles y molestas para los pequeños. En el caso del suero fisiológico cada madre recomienda un tipo, y en base a lo que he podido leer, los que se calientan y se administran con gotas suelen molestar menos al bebé, pero cada mamá y papá debe probar el método que mejor le funcione.

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *