cuidados del recién nacido

El recién nacido y sus cuidados

El baño, la curación diaria del cordón umbilical, sus primeros llantos y una larga lista de nuevas experiencias que sin duda te van a cambiar la vida, por eso, si conoces cuales son los cuidados del recién nacido conseguirás una mayor seguridad en tus nuevas tareas.

Los cuidados del recién nacido son muchos y muy variados al tiempo que mamá y bebé se conocen y se compenetran cada día mejor. Unos cuidados que en ocasiones pueden agobiar a mama o papa, y para que eso no ocurra, hoy quiero ofreceros mis consejos basados en mi propia experiencia como mamá primeriza.

Consejos para cuidar al recién nacido

La piel del bebé

Comencemos con uno de los aspectos más preocupantes para las nuevas mamas ya que las diferentes manchas y cambios en la piel del bebé suelen preocupar casi siempre de forma innecesaria.
Un bebé recién nacido presenta por lo general algunas pequeñas manchas blancas producidas por la leche a las que no debes hacer mucho caso, ya que desaparecerán en pocos días. también podemos encontrar signos de urticaria en los primeros días de vida, pero tranquila porque no es dañina y se irá sola de la piel del pequeño/a.

Existe otro signo en la piel que suele alarmar a los padres, y son unas pequeñas manchas ligeramente moradas que aparecen en la nuca y entre la parte de arriba de los ojos y la nariz. Estos signos no entrañan ningún riesgo y suelen desaparecer al año. Esto se llama eritema.

También son muy frecuentes las irritaciones provocadas por el pañal, para lo cual mantén durante más tiempo su culete al aire, sobro todo si es verano, para que la piel seque mejor al aire.

Siguiendo con las manchitas podemos encontrar durante las primeras semanas un tono amarillento en la parte blanca de sus ojos y también en la piel en general. Se denomina ictericia y desaparece poco a poco, a medida que el hígado del bebé tolera el aumento de la bilirrubina en su organismo durante los primeros días.

Los ojos de los bebés

Lo normal es que pasados los primeros días, el blanco de sus ojos sea perfecto. En caso de tener que limpiar sus ojos solo debes usar agua templada y una gasa o algodón que frotarás ligeramente desde el interior del ojo hacia fuera. Debes consultar al pediatra si sus ojos continúan amarillentos y es recomendable visitar al oculista en los primeros 6 meses para descartar problemas de visión y velar por la salud de su vista.

El baño del bebé

Es el momento más divertido para él o ella, porque experimentan una sensación parecida a la que vivían en el seno materno, rodeados de líquido. Les relaja y les divierte y por eso muchos padres les bañan todos los días, pero no es necesario hacerlo más de 5 veces a la semana.
Para la limpieza de sus orificios nasales y auditivos tras el baño, bebes usar un pequeño y suave trozo de gasa para limpiar superficialmente sin penetrar mucho para no dañarle, y por su puesto utiliza poco jabón y lo más neutro posible para proteger su delicada piel. Recuerda que por lo general el bebé no está sucio y por tanto no necesita tanto jabón como los niños más adultos.

Para la higiene de sus partes íntimas debes usar una gasa húmeda y tratar de limpiar los posibles restos de las heces que pudieran quedar entre los labios de la vagina en el caso de las niñas. Y cuidado con la parte masculina, ya que no debes tirar del prepucio, ya que al principio está adherido y podrías desgarrarle.

Las hormonas de mamá

las hormonas de mamá son las responsables en los recién nacidos de aspectos como pechos hinchados, segregación de flujo vaginal y mucosidad abundante incolora. Síntomas que no deben alarmarte si se producen durante los primeros días de vida.

Limpiar el cordón umbilical

Bajo mi experiencia esta es una de las tareas más desagradables a las que tenemos que enfrentarnos durante las primeras semanas, pero tenemos que limpiar la herida diariamente para acelerar el proceso de cicatrización y prevenir así contra infecciones. Antes de abandonar el hospital te darán instrucciones de cómo aplicar el antiséptico sobre la piel cada vez que le cambies y cómo colocar el pañal, que siempre será por debajo de la herida evitando taparlo.
Lo más importante es que sepas que si la zona se pone colorada o dura, si huela mal o segrega fluidos, deberás acudir al doctor porque seguramente se trata de una infección.

La tos y el estornudo del bebé

No es lo mismo toser que estornudar, ya que tu bebé seguramente estornudará muchas veces y sin motivo aparente, pero no sufras, a él o ella le viene bien, ya que despeja sus oídos y su nariz. Pero si el bebé tose de manera continuada acude inmediatamente al médico. Ni que decir tiene que evites los cambios bruscos de temperatura y exponerlo en medio de corrientes de aire. No se trata de ahogarlo de calor, si no de evitar contrastes. Lo más aconsejable es que su habitación esté a 20 grados en cualquier época del año. Si observas mucho contraste de temperatura entre sus extremidades y el resto del cuerpo es que algo está mal.

Espero que estos consejos sobre el recién nacido te ayuden a recibir la maternidad más segura de ti misma. Si te ha gustado te agradezco que lo compartas en tus redes sociales.

Imagen: http://pixabay.com/es/beb%C3%A9-diez-peque%C3%B1os-reci%C3%A9n-nacido-256857/

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *