La importancia de cuidar los dientes de tu bebé

La salud bucodental es muy importante, a veces solo nos detenemos a cuidar de nuestros dientes cuando nos duelen, y esta mentalidad debe cambiar debido a que las infecciones bucales pueden traer problemas oculares o pulmonares. Hoy voy a hablar de los dientes de tu bebé para que le inculques la higiene bucal como algo necesario y fundamental.

En España apenas uno de cada cuatro dientes de leche se trata en caso de tener caries, al ser de leche, se piensa que cuando se caiga se habrá ido el problema pero esto no es así, debido a que una infección de los dientes de leche puede conllevar graves problemas a los dientes definitivos que le salgan más adelante.

¿Cómo cuidar los dientes de tu bebé?

Antes de nacer podremos influir en la salud bucodental de nuestro bebé tomando las vitaminas y haciendo uso de las dietas para embarazadas que nos habrán recomendado.

No será hasta alcanzar los 6 meses cuando empiecen a salir los dientes de tu bebé. Previo a la aparición de los dientes, la mejor forma de limpiar las encías será utilizando un bastoncillo de algodón o una gasa húmeda la cual frotaremos una vez al día siendo idóneo antes de acostarlo, esto permitirá eliminar restos de comida o bebida y así prevenir infecciones.

Cuando notemos que esos dientecitos comienzan a salir podremos seguir utilizando la gasa húmeda o incluso podremos adquirir en farmacias cepillos especiales para bebés. Lo ideal sería limpiarle la boca dos veces al día.

Al cumplir el año podrás dejarle que investigue el cepillo de dientes y así se irá acostumbrando pero siempre bajo tu vigilancia. La pasta de dientes debe ser una recomendada para bebés y la cantidad debería ser de la talla de un grano de arroz.

Este es el momento en el que se aconseja acudir por primera vez al dentista, y para evitar que tenga miedo intenta que sea algo divertido, visitando antes y después de la consulta el parque o la atracción que más le guste, para que ir al dentista no resulte tan “malo”.

Conforme vaya creciendo le irán saliendo más dientes de leche y sobre los dos años debería tener toda la dentición de leche.

Las molestias y síntomas más recurrentes.

-Aumento de las babas, lo que en principio protege su salud bucodental, puede ser malo si se produce en abundancia.
-Inflamación de las encías lo que le produce dolor.
-Enrojecimiento de las encías.

Consejos a tener en cuenta

-Ante cualquier signo de dolor cuando le salgan los dientes lo ideal es comprar un mordedor, enfriándolo antes de su uso para aliviar las molestias.

-La infección puede proceder de ti, cuando pruebas el bibe, el potito o limpias su chupete con tu boca, podrías transferirle ciertas bacterias dañinas para él, por lo tanto debes lavar las cosas antes de pasarlo de tu boca a la suya.

Evita darle bebidas con azúcar y/o carbonatadas, puede parecer obvio pero debemos tener cuidado con los zumos que compramos.

-Las galletas y tentempiés contienen azúcares y otras grasas perjudiciales, por lo tanto deberíamos limitar su consumo a la hora de la comida.

-Cuando le des un biberón para que lo beba de forma independiente (durante un viaje en coche), que sea agua para evitar que haga uso prolongado de zumos u otras bebidas que puedan contener altos niveles de azúcar.

-Acude al dentista pediátrico o al pediatra incluso antes de cumplir el año cuando te surja cualquier duda.

La higiene bucal es importante y el mejor ejemplo es predicar con él, usando habitualmente el cepillo convirtiéndo el momento en algo divertido. No olvidemos que el juego es el mejor método para enseñar a los pequeños determinados hábitos. La mejor práctica es que te cepilles los dientes junto a él o ella, mínimo dos veces al día (mañana y noche) y que esto se convierta en una rutina diaria.

imagen: Magicmaman.com

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *