consuo del alcohol en el embarazo

Consumo de alcohol durante el embarazo

El embarazo y el alcohol no representan una buena combinación, nadie sabe con exactitud el nivel del daño que puede causar el consumo de alcohol al bebé en gestación, incluso en mínimas cantidades.

Todas las instituciones de salud pública y expertos en obstetricia y ginecología recomiendan por completo evitar el consumo de alcohol durante el embarazo.

¿Qué efectos puede tener el alcohol sobre un bebé?

  • Cuando ingieres alcohol, el mismo pasa rápidamente a tu torrente sanguíneo, traspasa la placenta y llega al bebé, el cual acaba con niveles de alcohol más altos que los tuyos, debido a que procesa el alcohol más despacio.
  • Este alcohol sitúa en peligro el desarrollo del bebé, acrecienta el riesgo de aborto espontáneo, aumenta la posibilidad de que nazca sin vida, el riesgo de que nazca con bajo peso o que en el futuro tenga diversos problemas de aprendizaje, de atención, del habla y de hiperactividad.
  • Cuando una mujer embarazada toma frecuentemente una bebida con alcohol, tiene mayor probabilidad de que su hijo tenga un comportamiento agresivo.
  • Los expertos emplean el término Trastorno del espectro alcohólico fetal (siglas en ingles FASD) para puntualizar todo aquel conjunto de problemas asociados a la exposición de alcohol antes de nacer.
  • La más grave consecuencia es el síndrome de alcohol fetal (SAF), este es un trastorno se caracteriza por ser permanente, el bebé no alcanza un adecuado desarrollo, tiene rasgos faciales anormales, cabeza y cerebro más pequeños de lo normal, presenta anomalías cardiacas y daños en el sistema nervioso central, que más adelante reflejara discapacidad intelectual, problemas en la vista y oído, retraso del desarrollo físico y una serie de problemas conductuales.

Causas del SAF

Cuando la mujer embarazada toma alcohol, llega al feto a través del torrente sanguíneo, la eliminación del alcohol del cuerpo del feto es muy lenta por lo que las concentraciones de alcohol en su sangre son elevadas y mayores a las de la madre.

La presencia de este alcohol en el primer trimestre de embarazo, altera la nutrición de los órganos y tejidos fetales y puede causar daño a sus células cerebrales, es decir actúa a manera de un tóxico que altera el adecuado desarrollo embrionario.

Luego en el tercer trimestre, momento en el que el feto experimenta un crecimiento rápido y el desarrollo neurológico, la presencia de alcohol puede producir trastorno en el desarrollo intelectual.

¿Cómo saber si un bebé presenta síndrome fetal alcohólico?

No existe una prueba o diagnóstico que se pueda realizar antes e nacimiento, sin embargo, el antecedente de consumo de alcohol en el embarazo es razón suficiente para buscar ciertos signos o síntomas que nos descubran la presencia de este problema en las primeras semanas o meses de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *