Bebé abrigado para protegerle del frío

Cómo proteger tu bebé del frío

Se acerca el invierno, el frío se hace notar por las mañanas, y resulta cada vez más difícil salir de casa. En esta época, deberás proteger tu bebé del frío para evitar constipados y gripes que suelen aparecer con mayor facilidad en ellos debido a su frágil sistema inmunológico.

En este artículo voy a tratar de ayudarte a conocer los cuidados que debemos tener en cuenta y que deberemos aplicar para que la bajada de temperaturas no afecte a nuestro bebé.

Cuidados para proteger tu bebé del frío

El frío y el bebé en el interior de casa.

Debemos controlar la temperatura del interior de la casa, la temperatura ideal ronda entre los 22º/24º. A pesar de que el contraste con el exterior pueda ser importante, debemos vestirle de forma abrigada con una o dos capas, recordemos que los bebés poseen un sistema inmunológico débil por lo que no debemos descuidarlos, aunque tampoco debemos ser extremas y vestirle con demasiadas prendas llegando a generar calor en exceso.

Cuando aún no pueden hablar porque son demasiado pequeños, resulta difícil preguntarle si tienen calor o frío, pero la forma de saber si tiene calor en exceso es tocando su nuca o su frente, para comprobar si está sudando o por el contrario la tiene fía. Se trata de una sencilla solución para saber si debes abrigarle más o menos.

Una de las zonas donde tendremos que tener especial cuidado son los pies, donde el bebe suele tener más frío con lo cual unos buenos calcetines o patucos deberían ser suficientes para que se encuentre a gusto y no tenga frío.

No debemos olvidar de humidificar la zona donde se encuentre el bebé debido a que se aconseja una humedad del 50% que con la puesta en marcha de calefactores y radiadores suele ser difícil de alcanzar. El uso de humidificadores resulta necesario para la salud de nuestro bebé y evitar que su piel y sus mucosas se resequen.

Respecto al cuidado de la piel durante el invierno se aconseja realizar un baño al día y que este sea breve, y al finalizar aplicarle alguna crema o bálsamo específico para bebés. El agua deberá estar tibia y podemos calentar el baño previamente con un calefactor  a unos 24º para evitar contrastes importantes entre el agua y la temperatura ambiente.

Cuando nuestros pequeños descansan en su cuna, deberemos tener especial atención en la forma que lo cubrimos. Debemos tener cuidado con las mantas que le ponemos para evitar cualquier drama. Lo ideal aquí será vestirle de un pijama que le recubra de pies para arriba, estos suelen ser de polar por lo tanto no necesitará de mantas que lo estorben y estará preparado para dormir tranquilamente sin problemas.

El frío y el bebé en el exterior

Una bajada de temperaturas no debe ser excusa para no salir a pasear con nuestro bebé, a excepción de si vives en zonas de frío extremo que sí que resultará ser una excusa válida.

Los imprescindibles para salir a pasear son el gorro o capucha, para contener el calor corporal que suele escapar por la cabeza. También podemos ayudar a combatir estas temperaturas con unos guantes y una bufanda. Siempre debemos estar atentas a los signos que muestre nuestro bebé respecto a como se siente. Puede que lo hayas recubierto demasiado y esto le provoque exceso de calor y molestia por lo tanto deberemos estar atentos a ellos en todo momento.

Otro tema que solemos olvidar cuando los vestimos, es la falta de movilidad de algunas prendas, algo que puede resultar muy molesto para el bebé, por lo tanto deberemos elegir prendas que le protejan del frío pero que le permitan moverse a la vez.

Para proteger su carita del frío podremos aplicarle cremas humectantes y emolientes que mantendrán su epidermis protegida, además incrementar su dieta con vitaminas A y C  muy benéficas especialmente en épocas de bajas temperaturas.

El frío es malo pero el exceso de calor y sudor también, son enemigos para nuestro bebé, así que no te dejes llevar por tu instinto protector en exceso y aplica las medidas protectoras contra el frío necesarias pero sin excederte.

Elena Galvez

Bloguera Amante de los bebés y la lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *