Todo sobre cómo bañar a tu bebé

La higiene, como madres que somos, suele ser uno de los aspectos que más queremos inculcar a nuestros peques para que el día de mañana sean limpios y cuidadosos con su higiene. Hoy quiero hablar de cómo bañar a tu bebé.

Cuando vamos a darle el baño al bebé, sobre todo con nuestro primer bebé, nos enfrentamos a una experiencia nueva que desconocemos y que nos satisface enormemente pero que iremos mejorando a medida que le bañamos cada día.

Frecuencia ideal para bañar a tu bebé

Una de las primera dudas que surgen es con qué frecuencia es recomendable bañar al pequeño, pues son muchas las respuestas con las que nos podemos encontrar. En nuestro país la costumbre es bañar al bebé a diario y así creamos un rutina diaria de higiene y lo recomendado en otros países es bañar al bebé unas 3-4 veces a la semana como máximo. ¿Con cual te quedas?

El hecho de no darle el baño de forma diaria, se debe a que los primeros meses antes de que empiece a gatear y moverse el bebé suda menos y estará menos sucio, por lo que parece lógico que no sea necesario bañarle con tanta frecuencia.

Otro de los problemas de meter en el agua a nuestro pequeño cada día es que eliminamos todas las bacterias, por lo que su cuerpo no se acostumbrará a ellas y se volverá más débil, por lo tanto, estaremos haciendo que su cuerpo sea más sensible a erupciones e infecciones cutáneas.

Cuándo no podemos bañar al bebé

Principalmente durante las 3 primeras semanas, ya que el recién nacido todavía conserva los restos de su cordón umbilical. En este caso solo le mojaremos con una esponja hasta concluir con el proceso por el que se desprenderá del cordón.

El baño paso a paso

Sea cual sea vuestra decisión en cuanto a las veces que debéis bañar al bebé, os vendrán muy bien, sobre todo a las madres primerizas, estos prácticos consejos para el baño.

  1. Debemos preparar el baño para que este se encuentre en un ambiente templado/cálido (22º-25º) y evitar que tenga frío. A
    continuación debemos comprobar la higiene de la bañera de bebé y así evitar que salga más sucio de lo que ha entrado. Tener a mano: toallitas, jabón líquido neutro para bebés, crema hidrante especial y albornoz y toalla para el secado.
  2.  Pasamos a rellenar la bañera con agua que debe estar a una temperatura próxima a la corporal (33º-37º). Un termómetro de baño para evitar quemar al peque te vendrá muy bien.
  3. Traemos al bebé a la habitación donde vayamos a bañarlo y lo desvestimos completamente. Debemos limpiar con un algodón su cara, sus orejas de pueden limpiar siendo prudente y que el algodón apenas este húmedo, no queremos que le entre agua. Con la ayuda de estas toallas húmedas también limpiaremos el culete del pequeño. Mientras estemos realizando la limpieza de la cara y pelo, para evitar que coja frío, podremos envolverlo en una toalla.
  4. Vamos a limpiar su cabeza (pelo), podemos realizarlo con una toallita mojada y enjabonada y a continuación pasaremos a meterlo ligeramente en la bañera. Con una mano sujetamos al pequeño teniendo especialmente cuidado con su cuello y con la otra aclararemos el jabón de su cuero cabelludo. Un adaptador o bañera para bebés te vendrá muy bien.
  5. Ya podemos pasar a lavar el cuerpo, especial cuidado con su cuello y evita que se sumerja su cabeza en el agua. Con una mano lo sujetamos y con la otra vamos enjabonando y aclarando.
  6. Lo sacamos de la bañera y lo metemos en el albornoz con capucha, y lo secamos de manera suave evitando hacerle daño a base de frotar. Una vez seco le untaremos de crema hidratante especial bebés para que el cuidado de su piel sea óptimo.
  7. Pasaremos a vestirlo de arriba abajo para que quede bien calentito y no coja frío.
  8. Recuerda que debe ser un placer y no un sacrificio, haz que el bebé vea el baño como algo divertido por lo tanto háblale a lo largo del baño, ríete y diviértete junto a él para contagiarle tu felicidad.

Para todo el proceso puede ayudarte y mucho las bañera para bebes Chicco.

Las primeras veces que vas a bañar a tu bebé seguramente llore porque no le gusta, así que lo mejor es alternar día de baño con día de limpieza con toallitas y así poco a poco lo vamos acostumbrando.

Cuando sea un poco más mayor, podréis bañaros con él, así se divertirá más y sentirá más cerca el cariño de sus progenitores.

Y tú, ¿cómo haces para bañar a tu bebé?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *